Guía práctica para aprovechar al máximo un ático

En Revista Balui

Con unos sencillos trucos y teniendo en cuenta algunas recomendaciones básicas, vas a conseguir aprovechar al máximo un ático, pudiendo de esta forma sacar partido a todo el espacio y, sobre todo, crear un entorno agradable y que invite a disfrutar de él a lo largo de todo el año. Echa un vistazo a esta guía práctica donde descubrirás los consejos más interesantes de manos de tu decorador de confianza.

 Guía práctica para aprovechar al máximo un ático

 Estudia bien las formas de la terraza

Lo primero y más importante es que empieces estudiando bien las formas que tiene la terraza y la planta superior, ya que esto va a ser el eje a partir del cual vamos a elegir toda la decoración y la distribución de cada una de las zonas y elementos.

 El tamaño es a lo que vamos a prestar más atención, y en este sentido nos podemos encontrar con tres tipos de terraza principales que son:

  •  Terrazas pequeñas: en el caso de una terraza pequeña, es muy importante que estudies muy bien el espacio disponible y establezcas prioridades en la organización. Tienes que intentar sacar el máximo partido a cada pequeño rincón, creando zonas concretas para cada actividad, o incluso haciendo zonas polivalentes para dos o más actividades.
  • Terrazas grandes: si tenemos una terraza muy grande, deberemos organizarla bien para evitar excedernos con el mantenimiento. Recuerda que añadir más cosas de las que vayas a necesitar, al final tan sólo sirve para darte más trabajo de limpieza, ya que no lo vas a utilizar todo, por lo que debes estudiar en estos casos qué es lo que realmente necesitas y crear una distribución adecuada. Es el tipo de terraza ideal para crear espacios amplios y libres.
  • Terrazas estrechas: también es bastante frecuente que, debido al espacio disponible, tengamos una terraza que pueda ser estrecha y alargada. En este caso lo ideal es centrarnos en crear zonas definidas en los extremos, mientras que el pasillo central lo decoraremos e incluso podemos añadir algún que otro elemento decorativo que aporte funcionalidad, pero sin crear la sensación de que estamos interrumpiendo el paso.

Une los espacios exteriores e interiores

Una de las mejores formas de crear espacio y sacar más partido al ático es uniendo el espacio interior y el exterior.

 Para ello podemos colocar una mampara de vidrio, la cual también te va a permitir aprovechar mucho más la luz natural que proviene del exterior.

 Pero si vas a colocar vidrieras, es importante que instales un toldo de vela con el objetivo de proteger del sol durante los meses de verano, pero sin impedir por completo el paso de la luz.

 Crea zonas diferentes para aprovechar al máximo un ático

Uno de los trucos más importantes para poder sacar partido a cualquier espacio es repartir bien las zonas que quieras crear en él.

 Por ejemplo, es muy probable que necesites crear una zona específica para comer o cenar, en cuyo caso puede ser una buena idea instalar un cenador de madera o un cenador de aluminio.

 Estos son los dos materiales a los que damos prioridad por algunas razones importantes, y es que se trata de materiales de calidad y con una buena durabilidad, y en el caso del aluminio no vamos a necesitar realizar ningún tipo de mantenimiento.

 Además, su peso es menor que el de otros materiales, aumentando de forma considerable la resistencia, algo muy importante ya que vamos a realizar la instalación en la parte alta del edificio, lo que significa que es más habitual que haya fuertes vientos.

 También deberás colocar una mesa de comedor para exterior, y recuerda que es muy importante que haya sido diseñada para exteriores, ya que de esta forma garantizarás la resistencia a las inclemencias que se puedan producir como la lluvia, viento, sol, etcétera.

 Lo ideal es que evites tener que estar cubriendo o escondiendo la mesa cada vez que no la estés utilizando, ya que esto te va a dar mucho trabajo y a la vez hará que muchas veces no aproveches bien todo lo que tienes disponible.

 Volviendo a las diferentes zonas que vamos a crear, otra de las imprescindibles es una zona de descanso, diseñada para leer, charlar con amigos y familiares, tomar unos refrescos, unas copas, etcétera.

 Aquí va ser necesario un buen conjunto de sofás para exterior y unas mesas con la altura adecuada, y de nuevo reiteramos lo importante que es el hecho de que estén diseñados para su colocación en exteriores, con lo cual podrás estar totalmente tranquilo y no tendrás que andar con ellos para dentro y para fuera.

 En definitiva, tienes que crear todas aquellas zonas a las que consideres que vas a poder sacar un buen partido teniendo en cuenta las actividades que más te gusta a realizar.

 Para aprovechar al máximo un ático, deberás añadir la adecuada vida vegetal

Ni que decir tiene la importancia de añadir una buena vida vegetal al entorno, combinando plantas de interior en las zonas cubiertas y/o cerradas, y plantas de exterior en el resto.

 Las plantas tienen la capacidad de trasladarnos a un entorno mucho más natural y confortable para nosotros; relajan, ayudan a descansar y nos reconcilian con nuestra esencia más natural, sin olvidar que también dedicaremos un cierto tiempo a su cuidado, algo que nos dará entretenimiento saludable y que aporta un extra muy importante en materia de decoración.

 Asegúrate de que hay zonas cubiertas y descubiertas en la terraza

Evita que toda la terraza esté cubierta o toda descubierta.

 Debes crear zonas para cada momento, de manera que te sientas bien tanto en verano como en invierno.

 Cuando vayamos a cubrir zonas específicas, vamos a poder utilizar desde los cenadores de aluminio y madera que mencionábamos antes, hasta por supuesto el toldo de vela, toldos de pared o incluso también sombrillas y estructuras con toldos ajustables a nuestras necesidades.

 

 Una pequeña cocina en la planta superior

Es interesante que en la planta superior haya una pequeña cocina, con un frigorífico y en general con todo lo necesario para poder disfrutar de una buena velada sin tener que estar bajando a la planta inferior.

 Esto además, también te aportará mayor privacidad cuando tengas invitados en casa.

 Intenta aprovechar al máximo la luz natural

La luz natural es mucho más saludable y agradable que la artificial, por lo que debes intentar aprovechar al máximo las horas de luz diarias.

 Si finalmente unes el interior y la terraza exterior mediante cristaleras, vas a disfrutar de mucha luz a lo largo de todo el año, y en caso de que finalmente no optes por esta alternativa, lo ideal es instalar ventanas que permitan el paso de la luz con facilidad.

 Redimensiona el espacio jugando con los colores

Recuerda que los colores ayudan a redimensionar, de manera que los colores claros alejan mientras que los oscuros acercan.

 

Esto significa que si por ejemplo tienes un espacio que es alargado y estrecho, lo ideal es pintar los extremos más alejados en un tono oscuro y las paredes o elementos de separación más cercanos en tonos más claros.

 

Esto se hace habitualmente a la hora de jugar con los suelos, paredes y techos, ya que un color claro ayudará a elevar el techo, mientras que un color oscuro es ideal para techos excesivamente altos que queremos bajar, y de igual manera vamos a proceder con cualquier tipo de elemento de separación, logrando de esta forma administrar mucho mejor las sensaciones de espacio a la hora de aprovechar al máximo un ático.

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *