Ideas y Consejos para decorar una oficina

Ideas y Consejos para decorar una oficina

Hazte una pregunta, ¿Cuántas horas al día pasas en tu oficina? Seguro que muchas, ¿no? Estoy casi seguro de que 1/3 del día te lo pasas en tu centro de trabajo, entre cuatro paredes. En este artículo quiero darte unos consejos para que ese tiempo sea lo más agradable posible.

Consejos para decorar tu oficina

 1. Escoge el color que mejor se adapte a tus objetivos

Los colores tienen un efecto tremendo sobre nosotros y por eso necesitamos elegir un color adecuado que favorezca nuestra productividad y no hunda nuestro estado de ánimo.

Puedes elegir varios colores y combinarlos correctamente en un mismo espacio, o crear con ellos zonas con distintos ambientes. Cuando hablo de colores, no me estoy refiriendo exclusivamente al color de las paredes, sino también al mobiliario o incluso el suelo.

Oficina con suelo morado y mobiliario con elementos azules

  • Si buscas aumentar tu creatividad y la de tus trabajadores, si los tienes, puedes emplear los colores azul, naranja, morado y amarillo.
  • Si lo que deseas es aumentar la productividad tendrás que decantarte por un color blanco o azul.

Despacho clásico

  • Si necesitas crear un ambiente relajante, te recomiendo que utilices un color verde, aunque un azul claro también puede ser una buena idea.

  • Para conseguir un espacio que inspire vitalidad, utiliza sin ninguna duda el color amarillo, el naranja o el rojo.

  • Si lo que necesitas es concentración, elige el color verde.

Oficina con combinación de colores verdes y blanco

2. La iluminación. Un factor fundamental.

 Soy un gran defensor de la iluminación natural en un centro de trabajo siempre que sea posible, pero si nuestra oficina no nos permite una buena entrada de luz natural o si nuestra jornada laboral se alarga hasta horas nocturnas tendremos que buscar una solución adecuada.

  • Ventanas grandes y despejadas. Lo ideal es disponer de grandes ventanales o, al menos ventanas de doble hoja. Si además los cristales disponen de filtro solar el bienestar en tu centro de trabajo aumentará considerablemente. En cualquier caso, mantenlas siempre despejadas para permitir el paso de la luz natural y poderlas abrir para ventilar correctamente.

  • Utiliza estores. Evita las cortinas y coloca siempre estores que te permitan regular la entrada de la luz en función de la hora del día.
  • Olvídate de los fluorescentes. La iluminación fluorescente cansa la vista y puede llegar a generar estrés, sobre todo cuando uno de los tubos empieza a parpadear insistentemente. Te recomiendo el uso de apliques de techo de LED para una iluminación general de la oficina, pero si pasas muchas horas delante de una pantalla de ordenador o concentrado entre papeles complementa la iluminación de techa con una bonita lámpara de mesa o de pie que te proporcione luz más directa.

Iluminación natural, la mejor opción

3. Escoge el mobiliario de oficina con detalle. 

A la hora de elegir los muebles para tu oficina ten en cuenta estos tres aspectos: la comodidad, la ergonomía y la funcionalidad. De nada sirven una mesa de escritorio y una silla de diseño si tras pasar horas y horas utilizándolos acumulamos dolores de espalda y articulaciones.

  • Las mesas de escritorio deben tener una altura adecuada y ser lo suficientemente amplias para que no nos agobiemos por falta de espacio cuando se acumule el papeleo. Dependiendo del tamaño de la oficina puedes optar por una mesa con o sin cajonera incorporada, pero siempre teniendo en cuenta que debes tener hueco suficiente para que tus rodillas no choquen con nada. A mi particularmente, me gustan más los escritorios con espacio de almacenaje ya que resultan más funcionales.

  • Las sillas son casi más importantes que las mesas de escritorio, pues de ellas depende que adoptemos una postura correcta durante las horas de trabajo. Te recomiendo una silla ergonómica cuyo respaldo cubra toda la espalda y que además tenga reposacabezas y reposabrazos.

Silla de oficina

  • En la elección de las sillas para las visitas si que puedes priorizar el diseño, pues no van a estar mucho tiempo sentados en ellas y una bonita silla causará una buena impresión. Si tienes poco espacio podrías emplear sillas plegables y así poder guardarlas cómodamente cuando no tengas prevista ninguna reunión.
  • Para el almacenaje tenemos muchas opciones, cajoneras, archivadores, armarios, estanterías, estantes... la elección del mueble adecuado dependerá del tipo de trabajo y clase de documentos que debamos almacenar. En mi caso, soy un apasionado de los estantes o baldas (no estanterías) ya que puedes poner uno en cualquier rincón, combinar varios colores, modelos, tamaños e incluso hacer auténticos collages de estantes en esas paredes vacías y tan poco aprovechadas.

 4. Mantén el orden

Un despacho bien ordenado ayuda a mantener la concentración, reduciendo el ruido visual y el consiguiente estrés.

  • Oculta los cables. Tener los cables a la vista en una oficina debería ser delito. Utiliza canaletas o guías. Puedes encontrar las blancas de toda la vida o auténticas maravillas en diseño.
  • Usa organizadores de escritorio y evita que ni un solo bolígrafo o clip esté fuera de su sitio.  
  • Ten una cajonera siempre a mano y usa pequeños clasificadores para mantener el orden en cada cajón.
  • Utiliza tableros de corcho y pizarras magnéticas para anotar tus ideas y tareas pendientes.

5. Dale vida a tu espacio de trabajo

  •  Coloca plantas y flores en lugares estratégicos. Encima de los escritorios o estanterías puedes situar pequeñas macetas que contrasten con los archivadores y clasificadores.

  • Personaliza tu escritorio con fotografías y recuerdos especiales para ti.
  • Puedes convertir tu oficina en un paradisíaco lugar con un fotomural de pared.
  • No satures el espacio con objetos decorativos.

 

Añade Revista Balui a tu Feedly follow us in feedly




Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados