Tipos de almohadas y tamaños. ¿Cuál se adapta a tus necesidades?

En Revista Balui

Elegir la almohada perfecta no tiene porqué ser complicado si sabes como hacerlo. Los estudios del sueño y los avances tecnológicos han hecho que en el mercado encontremos una gran variedad de tipos de almohadas. Pero, ¿sabes que almohada utilizar para tu correcto descanso?

Si tienes ya una ligera idea, sigue leyendo este artículo. Si la respuesta es no y tienes dificultades para descansar, te recomiendo que primero vayas a un especialista. Te digo esto porque yo tenía serios problemas para descansar correctamente. Por muchas horas que dormía, por muchas almohadas que probaba, me levantaba cada vez más cansado. Un día me decidí a acudir a un fisioterapeuta y me recomendó el tipo de almohada que debía usar, su dureza, su material e incluso su forma. Desde entonces, descanso como un bebé y no he cambiado mi almohada desde hace dos años, aunque creo que ya va tocando...

Dicho esto, vamos al lío.

¿Cuáles son los distintos tipos de almohadas?

Para intentar ser lo más claro posible y que te resulte más sencilla la lectura, voy a clasificar las almohadas por el tipo de relleno, por su forma y por su función.

TIPOS DE RELLENOS PARA ALMOHADAS

Almohadas viscoelásticas

¿Sabías que el material viscoelástico fue desarrollado por la NASA en la década de 1960 para sus astronautas? Es un material sintético que empezó a usarse en la fabricación de colchones en los años 90 y tiene propiedades termosensibles y gracias a su viscosidad se adapta perfectamente al contorno del cuello y cabeza, aliviando la presión sobre las cervicales.

Hoy en día podemos encontrar almohadas viscoelásticas con extractos naturales como la aloe vera lo que le proporciona propiedades calmantes para la piel.

Almohadas con núcleo perforado de gel

Las almohadas de gel son la última tecnología del descanso. Tienen todas las propiedades de las almohadas viscoelásticas, a las que hay que añadir una mejor capacidad para regular la temperatura, evitando que se calienten durante el sueño. Son ideales para personas calurosas. 

Almohadas de fibra o sintéticas

Las almohadas de fibra son los tipos de almohadas tradicionales. Están rellenas con fibra de poliéster y no siguen un estándar de calidad en cuanto a la cantidad y el tipo de fibra que contengan. En otras palabras, los hay de todos los tamaños y formas, por lo que es probable que alguna vez puedas confundir una almohada de plumas con una de fibras cortas.

Estas almohadas son muy reconocidas por su accesibilidad al bolsillo y su alto nivel de transpirabilidad. Sin embargo, tienden a ofrecer un apoyo bajo y en ocasiones debes usar dos almohadas para no perjudicar tu cuello o tu espalda.

Almohadas de látex

Las almohadas de látex proporcionan una alta resistencia y suelen sufrir menores deformaciones con el paso del tiempo. Esta característica la he llevado a convertirse en una de las almohadas más populares entre los consumidores. No obstante, que no puedan deformarse significa que no puedes darle la forma que quieras, como puedes hacer con las almohadas de fibra o las de plumas.

Al estar elaboradas en un material similar a la goma, las almohadas de látex pueden venir en presentaciones duras o blandas. También, tienden a generar un efecto de rebote en tu cabeza al cual debes acostumbrarte. No obstante, son muy duraderas, hipoalergénicas y mantienen una temperatura neutral.

Almohadas de plumas

 Entre los tipos de almohadas tradicionales, encontramos también a las almohadas de plumas y las almohadas de plumón. Ambas, están rellenas con plumas de pato y ganso, con la diferencia que las almohadas de plumas son más suaves que las de plumón. Sin embargo, existen almohadas que combinan ambos tipos de plumas, encontrando un punto medio entre suavidad y firmeza.

Antiguamente, estas almohadas solían perder su relleno con bastante facilidad. Hoy en día, eso no ocurre, gracias a una capa de distintos materiales (según el modelo) que envuelve a las plumas y evita alguna “fuga”. Por lo general, suelen ser almohadas moldeables, duraderas y capaces de brindar un buen descanso.

LAS ALMOHADAS SEGÚN SU FORMA

Almohadas rectangulares

Es la almohada más común y te permite reposar la cabeza correctamente sea cual sea la posición en la que duermas. 

En función del tamaño del colchón necesitarás un tamaño diferente. Consulta aquí las medidas más apropiadas:

  • Almohadas para camas individuales: las medidas habituales son de 80 y 90 cm, dependiendo del tamaño del colchón, aunque también puedes encontrar almohadas de 105 cm si te gusta que sean un poco más grandes.
  • Almohadas para camas de 135: la medida más apropiada son dos almohadas de 70 cm o una sola de de 135 cm.
  • Almohadas para camas de 150 : deberías tener dos almohadas de 75 cm o una de 150 cm.

Almohadas cuadradas

Son menos recomendables para dormir y yo, personalmente, las uso como elemento decorativo.

Los tamaños más habituales son de 60 x 60 cm y de 65 x 65 cm.

Almohadas mariposa

Estas almohadas entran en la categoría de almohadas ortopédicas y son adecuadas para personas con dolores cervicales o dorsales. Su forma permite que la almohada se adapte al contorno natural del cuello, aliviando la presión y aumentando el confort de la zona.

Almohadas en forma de L

Las almohadas en forma de L son ideales para aquellas personas que duermen de lado. Están especialmente indicadas para evitar el choque de nuestras rodillas por la noche y mejorar nuestra postura. Son perfectas para personas con dolores articulares de rodilla y para embarazadas.

Además de las almohadas con forma de L, en el mercado puedes encontrar almohadas con forma de U o con forma de C, cuya función es prácticamente la misma.

LAS ALMOHADAS SEGÚN SU FUNCIÓN

Almohadas ortopédicas

Su función principal es la de sujetar el cuello y alinearlo con el resto de la columna, para así reducir la tensión que se genera al sujetar la cabeza.

Existen almohadas ortopédicas para distintas partes del cuerpo como por ejemplo:

  • Almohadas ortopédicas cervicales
  • Almohadas ortopédicas para la espalda
  • Almohadas ortopédicas para las rodillas

Almohadas terapéuticas

Lo natural está de moda y en nuestras camas no podían faltar. Las almohadas terapéuticas están hechas con relleno fabricado con semillas y hierbas aromáticas y están especialmente diseñadas para ayudarnos a combatir el estrés, dolores de cabeza, ansiedad, depresión, entre otras muchas enfermedades. 

¡Ojo! no sustituyen a los medicamentos sino que los complementan. Por lo que si sufres alguno de estos problemas, consulta con un especialista.

Almohadas para embarazadas

Las almohadas para embarazadas están pensadas para hacerle la vida más fácil a las mujeres durante el periodo de gestación, ayudándolas a descansar adecuadamente mediante el alivio de la presión en el vientre, rodillas, cuello o espalda. 

Las hay de varias formas, como pueden ser en forma de U, L o C, en cuña o las clásicas rectangulares.

Normalmente están elaboradas con material viscoelástico o látex para aumentar la sensación de confort durante el embarazo.

Si te ha gustado el artículo compártelo y deja tus comentarios abajo.

 

0 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *